Roma soy yo, Santiago Posteguillo.

Sinopsis:

Roma, año 77 a.C. El cruel senador Dolabela va a ser juzgado por corrupción, pero ha contratado a los mejores abogados, ha comprado al jurado y, además, es conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentan a él. Nadie se atreve a ser el fiscal, hasta que de pronto, contra todo pronóstico, un joven patricio de tan solo veintitrés años acepta llevar la acusación, defender al pueblo de Roma y desafiar el poder de las élites. El nombre del desconocido abogado es Cayo Julio César.

Combinando con maestría un exhaustivo rigor histórico y una capacidad narrativa extraordinaria, Santiago Posteguillo logra sumergir al lector en el fragor de las batallas, hacerle caminar por las calles más peligrosas mientras los sicarios de los senadores acechan en cualquier esquina, vivir la gran historia de amor de Julio César con Cornelia, su primera esposa, y comprender, en definitiva, cómo fueron los orígenes del hombre tras el mito.

Video-reseña:

Reseña:

Vamos a empezar la reseña, hablando un poco de la parte técnica de libro: Edición de 2022 de Ediciones B, portada a todo color, con el título muy destacando en el centro. He de decir, que pese a ser tan llamativa, me gustan más las portadas de sus anteriores obras, y otra cosa que no me gusta nada, lo siento, es que la portada sea en papel de cubierta, porque se estropea mucho antes.

En cuanto al interior, el libro está dividido en temáticas que van marcando un salto temporal, entre “memorias” o recuerdo, y el juicio, pero todo ello está muy bien dividido y señalizado así que bien. Tipografía, color, tamaño de la letra y márgenes todo correcto, bastante estándar. Al final de la novela tenemos mapas, glosario de términos y otra información extra que, a mi parecer, son necesarios en una novela de este nivel y mejoran la experiencia de lectura.

Dejamos a un lado el trabajo de edición y vamos con el contenido que es lo que más nos interesa.

La novela nos cuenta la juventud de Julio Cesar, desde bien pequeño hasta convertirse en un adulto, todavía joven, pero ya con renombre y conocido en Roma. Santiago Posteguillo nos cuenta esta historia muy hábilmente alternando dos espacios temporales, por una parte, desde su infancia en casa de sus padres, donde nos muestra la gran influencia de su tío Cayo Mario, aprovecha este momento de Cesar niño para exponer los entresijos de la política de Roma, a la que se enfrentara más adelante. Vemos entonces un niño que crece aprendiendo y al que desde bien pequeño se le carga con unas expectativas bastante grandes para su vida.

El otro espacio temporal narra el juicio contra Dolabela, en la que un joven Cesar de veintipocos años se enfrentara a uno de los senadores de Roma con más poder del momento.

Estas dos historias irán alternándose en los capítulos, por un lado, veremos cómo está formado Roma y como crece el muchacho, y por otro vemos la figura en la que se está convirtiendo.

Como resumen, tal vez no sea muy extenso, pero no se puede contar más sin espoilear algún detalle, así que, si quieres saber más, vas a tener que leerlo.

 

Opinión personal:

Pasamos ahora a mi opinión personal, y es que te lo voy a decir muy claro, tienes que comprar y leer este libro, y te voy a decir, además, dos puntos, muy importantes, por los que creo que, este y el resto de libros de Santiago son un referente en cuando a novela histórica.

El primero de ellos es el rigor, está claro que hay muchas lagunas en todo lo relacionado a “personalidades” conversaciones, etc. Pero, no hay nadie del que me fie más, que de Santiago Posteguillo, por el cuidado que pone a sus textos y todo el trabajo de documentación, investigación, etc. que hay detrás de cada libro.

En segundo lugar, están los detalles, y es que el nivel de detalle, de descripción, de “enseñanza”, que pone Santiago en sus libros, es realmente maravilloso, si te habla de un soldado o de su ropa, de sus armas, te las describe, te explica el cómo, cuándo y porque, este es el punto importante porque no solo te cuenta historias, sino que te enseña historia. Para mí, que me gusta este tipo de libros, es una lectura obligatoria, y lo recomiendo sin dudarlo, tanto para los amantes de la novela histórica como para aquellos que quieran experimentar una lectura seria y real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *